Enero 01, 2024

Berge Setrakian, Presidente de AGBU, reflexiona sobre 2023

Sí, podemos ser ciudadanos globales y beneficiarnos de nuestras relaciones con amigos y aliados extranjeros bien intencionados, pero en última instancia debemos tomar la iniciativa como conductores de nuestro destino nacional.

Este año ha sido un momento decisivo en la historia moderna de Armenia. Se han aprendido muchas lecciones sobre nuestra impresionante capacidad como organización para actuar en beneficio de los armenios en tiempos de crisis y cuando la comunidad internacional falla en hacer lo mismo.

Durante los primeros 10 meses de 2023, hubo un persistente rumor, escuchado en todo el mundo armenio, de que una catástrofe humana en Artsaj era inminente. Lamentablemente, a pesar de nuestros repetidos esfuerzos por hacer sonar la alarma de que existía un peligro claro y presente para los armenios de Artsaj, la respuesta global fue retórica en el mejor de los casos, cínica en el peor y, en general, insuficiente y tardía. Esto nos recuerda una vez más que los armenios deben estar ahí para los armenios. Sí, podemos ser ciudadanos globales y beneficiarnos de nuestras relaciones con amigos y aliados extranjeros bien intencionados, pero en última instancia debemos tomar la iniciativa como conductores de nuestro destino nacional.

Una semana después del ataque azerí, más de 100.000 armenios originarios de Artsaj no tuvieron más remedio que huir a Armenia hace poco este año. Esto inició un desastre humanitario de alcance sin precedentes. Y, a medida que la crisis se intensificó, también lo hizo la capacidad de UGAB para intervenir con igual impulso, inicialmente centrándose en asegurar la provisión alimentaria.

En cuestión de días, la asociación de UGAB con World Central Kitchen (WCK) estaba en funcionamiento en todo el país. Durante seis semanas seguidas, los voluntarios y el personal de UGAB trabajaron con WCK para preparar y distribuir más de 400.000 comidas calientes y establecer centros de alimentos y rutas de entrega en siete regiones de Armenia. Hasta la fecha, también hemos distribuido más de 31.000 cajas de alimentos para preparar comidas en casa. Cuando llegue el invierno, habremos distribuido cerca de 10.000 calentadores a quienes viven en refugios temporales o viviendas con calefacción inadecuada.

El otoño pasado, contratamos y capacitamos a un grupo seleccionado entre los evacuados de Artsaj para que colaboraran con los miembros de su comunidad en funciones fundamentales para la distribución de comida caliente. Fue el primer paso en el amplio plan de acción de UGAB para brindar a los armenios de Artsaj capacitación para la inserción laboral. También es fortuito que nuestros programas existentes, como el Programa Learn to Earn Artsakh (LEAP) de UGAB, el Empoderamiento de las Mujeres de UGAB y las Becas de UGAB puedan y sean adaptados a las necesidades de esta comunidad especial.

 Dado que la salud y el bienestar son lo primero, cada miembro de una familia armenia de Artsaj puede asistir a una visita médica anual gratuita en nuestro policlínico en Ereván, donde hemos contratado personal médico adicional de Artsaj para ayudar a establecer la confianza entre estas familias física y psicológicamente frágiles. Además de un pediatra y un otorrinolaringólogo, también se ha incorporado al equipo un profesional en asesoramiento en trauma. Ahora tenemos la capacidad de atender 8.000 visitas médicas durante el próximo año. Además, el Campamento Nairi de UGAB ahora está abierto durante los meses fuera de temporada para recibir a hasta 3.000 padres y niños para que participen en retiros terapéuticos.

Nos sentimos profundamente satisfechos por el continuo aumento de voluntarios de UGAB de toda la diáspora y a nivel local. Están comprometidos más que nunca: entregando paquetes de ayuda, colaborando a expandir espacios, distribuyendo regalos navideños a los niños de Artsaj y más. Cualquier oportunidad para recordarles a estas familias que todavía hay cosas buenas en este mundo es un paso importante en su recuperación.

Realmente apreciamos a estos héroes cotidianos por llegar hasta el final, desde los Scouts locales de UGAB, los Jóvenes Profesionales (YP) en Armenia hasta los participantes internacionales de UGAB Armenians Come Together (ACT) y los comités de filiales que organizan recaudaciones de fondos locales y campañas de caridad. Además, nuestra campaña “YP Cares” está generando más fondos para sostener el trabajo multifacético de ayuda y asistencia que tenemos por delante.

Otro proyecto de impacto crítico fue el crecimiento de APRI (Instituto de Investigación de Políticas Aplicadas de Armenia). Ahora en su segundo año, APRI se ha establecido como una fuente confiable de investigaciones rigurosas, análisis y contenido revelador sobre temas relacionados con Armenia y su lugar en el mundo. La calidad de los trabajos de investigación y los foros realizados por un equipo internacional de becarios ha reforzado las oportunidades para interactuar con países extranjeros, formuladores de políticas y líderes de la industria, todo en beneficio del estado armenio.

Si bien este año aparentemente estuvo eclipsado por circunstancias desgarradoras, también podemos reflexionar sobre nuestras actividades, que son el indicador más claro del continuo orgullo y conectividad de nuestra comunidad. Ya sea honrando a nuestro ex alumno y premio Nobel, compartiendo las diversas historias de armenios modernos en todo el mundo en nuestras publicaciones, haciendo sonreír a miles de niños cada año a través de nuestras escuelas y programas u organizando foros y eventos importantes, nos buscamos unos a otros y anhelamos esta conexión especial.

Tomemos como ejemplo nuestro fin de semana bienal AGBU FOCUS, que regresó después de una pausa pandémica. Cerca de 450 asistentes provenientes de 25 países se reunieron en Madrid para crear un vínculo global verdaderamente notable que desató el pensamiento crítico y creativo para ser aprovechado en toda nuestra red global. O consideremos que más de 10.000 nuevos estudiantes de todas las edades buscaron contenido armenio y comunidades en línea a través de nuestros recursos educativos, incluido el Armenian Virtual College (AVC), AGBU Armat (reuniones para niños) y AGBU WebTalks. Y, por supuesto, observemos nuestros programas emblemáticos en todo el mundo: continúan creciendo y prosperando, lo que demuestra que los armenios llegaron para quedarse y nadie podrá lograr quebrantar nuestro espíritu.

Al comenzar este nuevo año, también hago una pausa para mirar retrospectivamente el progreso que ha logrado nuestra gran organización a lo largo de las últimas dos décadas y media. Ha sido un privilegio para mí servir como Presidente de UGAB y estoy agradecido por el apoyo de nuestros generosos benefactores y dedicados voluntarios y colaboradores. Juntos estamos marcando una diferencia profunda y positiva en el mundo. Cada uno de nosotros debe estar orgulloso de lo que hemos logrado.

Con mis mejores deseos para un nuevo año de sanación y esperanza,

Berge Setrakian

Presidente

Unión General Armenia de Beneficencia